Estas en: Inicio     Sala De Prensa       Corporativa    Premio Nacional Del Ambiente  

Culto a la naturaleza en entrega del Premio Nacional del Ambiente

La Fundación Cervecería Hondureña y la Secretaría de Recursos Naturales y el Ambiente, SERNA, entregaron el Premio Nacional del Ambiente, XV edición, en un evento con mucho significado, por coincidir con los 20 años de creación del incentivo ambiental.

En la premiación participaron: por Cervecería Hondureña, su presidente, Boyce Lloyd, y el vicepresidente de Asuntos Corporativos, Roberto Álvarez, mientras por el sector estatal el titular de SERNA, Rigoberto Cuéllar. El acto especial fue celebrado el cinco de junio, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente.

“Para Cervecería Hondureña, como Empresa Socialmente Responsable, el compromiso con la comunidad y las acciones orientadas a la protección del ambiente representan una prioridad”,  expresó Boyce Lloyd durante la entrega, valorando las propuestas que la Empresa ha recibido en cada edición.

La ceremonia se realizó en Tegucigalpa y se otorgaron premios en tres categorías: Individual, Comunitaria, e Institucional. Cada propuesta ganadora recibió un premio económico de 100 mil lempiras (Lps. 100,000.00).

En la Categoría Individual, el proyecto ganador fue Forestación de 18,000 árboles de caoba africana y conservación de bosque natural (campín), impulsado por el ingeniero Marco Antonio Peñalva Sarmiento, en Morazán, Yoro. El ciclo de realización oscila entre los 15 y 18 años.

El premio Categoría Comunitaria se asignó al proyecto Macuelizo, Pueblo Rosa, ejecutado en el municipio de Macuelizo, Santa Bárbara. La iniciativa consta de dos fases: la primera, es la siembra de 50 mil árboles de macuelizo en la comunidad y su entorno; la segunda, convertir el casco urbano en un destino ecológico.

El premio en la Categoría Institucional correspondió al proyecto “Protección y Manejo Sostenido de Microcuencas”, ejecutado en el departamento de Lempira, beneficiando a más de 300 mil familias de varios municipios del sector. Además de proteger la flora, contribuye con la irrigación de zonas de cultivo.

En sus veinte años de existencia, el Premio Nacional del Ambiente ha motivado a personas e instituciones a cuidar de los recursos naturales. El entusiasmo manifestado a favor de la naturaleza ha generado un efecto multiplicador.